La libertad está en ser dueños de la propia vida - Freedom is owning one's life - الحرية هي امتلاك حياة واحدة

Todos los articulos - جميع البنود

26/1/09

El gobierno Venezolano graba a los disidentes y ciudadanos normales no afectos al regimén


El gobierno venezolano quiere saber lo que usted piensa, lo que dice, con quién se relaciona, cómo se gana la vida, quiénes viven con usted, cuánto gana, qué propiedades tiene, qué rutas toma para movilizarse, dónde se divierte y cómo, si tiene amantes, si es gay, si es alcohólico, si está enfermo, si usa drogas, si ve pornografía, para dónde viaja, a qué organizaciones pertenece… en fin, ejerce con verdadera pasión el espionaje ilegal con el fin de buscar conspiradores y magnicidas. Como todos los gobiernos abusadores y totalitarios, porque sustentan el poder, creen que la ley no es para ellos, porque hay leyes que prohíben expresamente la violación de la privacidad, de la correspondencia y las comunicaciones de ciudadanos y extranjeros en nuestro país; como buenos revolucionarios, creen que las leyes son para los más tontos, no para los conductores de hombres y sus más cercanos asociados.

Para estos fisgones profesionales, lo más importante viene una vez que obtienen las grabaciones, registros, cuentas, facturas, contratos y demás soportes, públicos o privados, de su vida. Entonces vienen los montajes, las ediciones y falsificaciones de la información, y arman un cuento chino que le incrimina delitos graves en contra de la seguridad de la nación. Si usted es un don nadie, un simple ciudadano, lo más probable es que sea extorsionado por los mismos policías, para sacarle algo de dinero con un secuestro express, o venden los listados de cómo votaron o cuánto ganan los ciudadanos a los buhoneros que lo venden en la calle y usted pueda encontrase en las largas listas y constatar su sospecha de que lo están vigilando; también venden las listas a secuestradores y a la guerrilla para que hagan negocio con usted y su familia. Pero si es un periodista o dueño de medio de comunicación, que denuncia y critica al gobierno, un empresario exitoso, un político popular de la oposición, un directivo de una organización no gubernamental que se ha atrevido a molestar al gobierno, si usted es un militar o un policía de alto rango, seguramente ya tiene confeccionado un expediente a la medida, que lo involucra en unas complicadísimas confabulaciones, donde lo menos que le "siembran" son drogas, armas, autorías intelectuales de asesinatos, prácticas pederastas, sustracciones multimillonarias de dineros públicos, amistades peligrosas con magnicidas y otras perlas de ese tenor. Si no se doblega ante las exigencias de silencio del régimen, entonces éste recurre a unos agentes cubanos, que dirigen programas de noticia y opinión en la televisión de todos los venezolanos, para que hagan una denuncia pública, utilizando la fórmula de "nos llegó de manera anónima la siguiente información" o, como último recurso, utilizan al presidente y sus cadenas para mostrar los videos montados para desacreditar a grupos, como los estudiantes.

Una vez que su nombre aparece en pantalla, inmediatamente se empiezan a mover los resortes del Ministerio Público, lo citan para comparecencias, le levantan expedientes, le llegan invitaciones para se presente ante comisiones de la Asamblea Nacional, proceden las inhabilitaciones de la Contraloría, la prensa del gobierno empieza a asesinarlo moralmente y a señalarlo como culpable, grupos afectos al gobierno le prestan visitas con bombas lacrimógenas y panfletos declarándolo objetivo militar, el "pueblo" empieza a pedir su cabeza en los medios gobierneros y usted queda con dos posibilidades, o huye del país para preservar su vida o se queda a enfrentar al gobierno criminal, con el riesgo de que termine encerrado en un sótano de la DISIP para que se pudra bajo falsos cargos.
Esta política de grabaciones y vigilancia ilegales se le aplica a todos los ciudadanos venezolanos de manera cobarde y artera, no importa el partido político en que militen (a los rojos rojitos les tienen sendos expedientes que han sido fabricados en caso de que traicionen el proceso), no importa si es un sacerdote o un defensor de los derechos humanos, a los extranjeros, sobre todo al cuerpo diplomático, los tienen "marcados" para crear escándalos a la medida de las necesidades del gobierno, con las comunicaciones intervenidas, las valijas diplomáticas vigiladas, y los embajadores seguidos y espiados. El régimen chavista, desesperado por la pérdida de apoyo político y la creciente impopularidad del tirano, aplicando su vocación "voyeur" y de sapo, está tratando de crear caos en la población, sólo esperamos que no se les ocurra repartir conversaciones montadas entre amigos para que se odien, entre esposos para que se divorcien, o tengan planes de destruir a las familias con rumores fabricados y fotos maquilladas. Este debe ser el único país en el mundo donde el gobierno usa los medios de comunicación para chantajear a sus ciudadanos.